viernes, 29 de abril de 2016

En la órbita de la esperanza. 298



Condénenme
las miradas que puedan despreciar la fragilidad,
arrástrenme a donde llevan
a la muchedumbre que merece su olvido y desprecio,
esperaré junto a ella
bajo el peso de mis cadenas y en tinieblas
el clarín llamando a la justicia
para liberar a los oprimidos de la Tierra
y devolver la dignidad a todas las víctimas
de las que la cobardía llena a la humanidad
y si un millón de años fueron esclavos los hombres,
la verdad les traerá la libertad
para el resto de la eternidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario