sábado, 30 de enero de 2016

La evidencia ineludible. 57



¿Y si fuera cierta mi testaruda sospecha 
de que mi persona no inspira a nadie 
auténtico afecto 
ni puede hacer nada jamás 
que despierte excesiva admiración 
y de que el mucho o poco interés 
que me muestran los demás 
sea puro fingimiento de quienes sienten por mí 
 más lástima de la que mi orgullo 
quisiera admitir que merece? 
¿Qué sería yo entonces, 
un monstruo, un demonio, 
un hombre marcado por un defecto tan repugnante 
que ni siquiera hallara los amigos 
que halla un torturador 
o un parricida o el autor de un genocidio? 
¿Quizá no existe el amor 
y solo cuando se trata de demostrarlo 
es posible darse cuenta de hasta qué punto es teatro 
para entretener el vacío de nuestras vidas? 
Pero yo te quiero, tu persona es muy bella, 
ansío tenerte cerca 
y no para alimentar mi vanagloria 
sino porque de verdad te atribuyo valor, 
sé que existes, deseo que seas, te tengo dentro, 
incluso con los ojos y la boca cerrados, te amo, 
¿seré un caso único en la humanidad, 
seré el primer ejemplar 
que ha sentido de verdad al otro? 
¿Y no fuiste tú quien me enseñó a amar? 
No me es posible dudar de que tú también 
sientes lo mismo, si no lo sintieras, habrías sido 
una pésima profesora. 
El problema siguen siendo los otros, 
mi madre, mis sobrinos, mis amigos, mis lectores, 
mis acompañantes de internet, 
ellos deben ser los que no aman, 
los que tienen seco el corazón, 
los que mienten por piedad mal entendida, 
los que decepcionan mis deseos 
de seguir significando algo fuera de mí mismo, 
¿y en qué son ellos distintos a ti y a mí, 
qué les faltó en el seno materno 
para que se vieran privados de un bien tan alto 
para el resto de sus vidas? 
¿Y por qué no pensar que no fingen, 
que realmente me aprecian tanto 
como parecen aparentar 
y que hoy no estoy solo 
sino metido en el corazón de mucha gente 
que no quiere que muera 
para poder disfrutar de mí 
porque de verdad mi ser 
es capaz de agradarles? 
¿No sería eso la suerte mayor 
que un hombre puede desear? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario