domingo, 31 de enero de 2016

En la órbita de la esperanza. 72



Lo recuerdo como si en lugar de un par de horas,
fueran años, los años
de una horrible guerra para la humanidad
que también yo vivía
con la misma agonía expectante de un americano
escuchando las noticias del frente
durante la segunda guerra mundial,
mi imagen del mundo no era aún incompatible
con hormigas gigantes
de mayor tamaño que un hombre,
creía a esos monstruos terribles
amenaza ineludible
de mi desdichada especie,
la lucha contra el sueño
en la ya avanzada noche
sentado junto a mi familia
en la estrecha habitación del televisor volvía
más intenso mi sufrimiento
y más ambigua su duración,
quizá me quedé sin ser testigo
de la heroica victoria del ser humano
sumergido en el letargo físico
tras ser vencido por la fatiga
y para mi corazón entristecido,
la humanidad perdió aquella guerra excesiva
y los bellos rostros de mis semejantes
desaparecían de la Tierra
para no volver jamás. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario