lunes, 30 de noviembre de 2015

Una pulgada fuera del amor. 231



Qué espantosos espectros invoca
la inquietud de la culpa,
cómo hiela las entrañas
y empalidece la piel,
cómo oscurece el mundo
y le arranca su dulzura,
qué ingrato es el rostro del mal
y el de su castigo implacable,
cuánto horrorizan a los hombres
su impotencia y su ignorancia
pero con qué afán condena
el licencioso indolente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario