domingo, 29 de noviembre de 2015

Una pulgada fuera del amor. 229



Yo quiero la Luna 
para bañar en su luz 
las tinieblas de mi añoranza 
pero ella la querría 
para plantar melones 
en su superficie, 
yo quiero el tiempo 
para buscarme a mí mismo 
y llenarme de mundo 
pero ella lo quiere 
para arrastrar piedras 
aun en el calor de agosto, 
yo quiero la palabra 
para servir a los sueños 
y a la esperanza de la humanidad 
pero ella la quiere 
para regañar al perro 
y advertirme de la hora que es, 
quisiera sentir 
ternura hacia ella 
porque es una ancianita 
que me quiere y me cuida 
y la conozco de siempre 
y vivo a su lado 
pero me asusta y agobia 
con solo que tosa 
o roce mi espalda 
y solo estoy tranquilo 
cuando se olvida de mí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario