domingo, 30 de agosto de 2015

El placer en el bien ajeno. 255



Si fuéramos egoístas,
no escucharíamos nuestro corazón
sino los ruidos del mundo
y la felicidad que conquistáramos
sería tan insustancial
como un puñado de polvo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario