lunes, 31 de agosto de 2015

Clamor desde el Sáhara Occidental. 220


A un ser humano no se le pide 
que refrene su corazón 
y renuncie a la libertad que le sojuzga, 
no se le pide lealtad a las mentiras, 
no se le pide respeto 
al brazo que lo oprime, 
no se le pide que se humille 
para envanecer a su dueño, 
ni que pierda la felicidad 
por piedad y compasión, 
una mujer no quiere ser 
una esclava sin alma, 
Nadia deseaba reinar 
ella sola en su vida, 
quería un paraíso 
para los días de su existencia, 
la violaron y mataron 
para dar ejemplo 
pero quienes se lo robaron todo 
se creían en su derecho 
y, en sus ojos de torvos bueyes, 
ni una lágrima brotó. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario