domingo, 31 de mayo de 2015

Jardín conmovedor. 237



Tu novio es burro, rosita mía, 
es capaz 
de ver salir el autobús 
y no tomarlo, 
de quedarse encerrado en una ciudad 
por no encontrar la salida, 
de volcar la bicicleta 
por no sacar el pie del pedal, 
de perder un billete 
de dos mil pesetas, 
de creer que conoce un alto secreto 
porque ha leído un best-seller, 
de elegir en un cine casi vacío 
justo el asiento donde hay un vómito, 
de echar el azúcar a las palomitas 
antes de que exploten, 
de dar cinco euros por caridad 
a una timadora, 
de decir en un examen 
que los romanos no hablaban latín, 
de tener una fe inquebrantable 
en las historias de extraterrestres, 
de creer que Cortázar 
era un hombre frío, 
de sospechar que mis amigos 
son espíritus del más allá, 
tu novio es burro, dulce alma mía, 
pero tu brillantez evita 
que lo eche todo a perder. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario