domingo, 31 de mayo de 2015

Grietas para un muro. 247



Qué circunspectos, 
qué lógicos y racionales, 
qué impasibles y sufridos 
han de ser los hombres para que el fascista 
no los desprecie y se ría de ellos, 
qué pocos hombres tienen valor 
para su corazón mezquino, 
qué lodazal infecto 
es la humanidad para él. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario