domingo, 31 de mayo de 2015

Grietas para un muro. 246



Refugio de la cobardía y la traición, 
depósito de inmundicias y banalidades 
es el alma del fascista, 
no hay sangre en su cuerpo, 
ni calor en su corazón, 
ni habilidad en su inteligencia, 
es un tozudo jumento, 
incapaz y fastidioso, 
que sabe lo poco que vale. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario