sábado, 30 de mayo de 2015

Grietas para un muro. 242



No importó nunca mi felicidad, 
solo importaba 
no cometer fallos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario