sábado, 30 de mayo de 2015

Grietas para un muro. 241



Espíritu embrutecido, 
modelado en el barro, 
que no sabes de estrellas 
porque tu interés es poseer, 
que apagas la llama de la vida 
porque te da miedo la muerte, 
que no tienes más horizonte 
que el que te dan tus sentidos, 
que amas con la tibieza 
con que se cumple una obligación, 
no digas que no soy justo, 
que no atiendo a mi deber, 
que no soy diligente, 
que me porto muy mal, 
que te molesto, que estorbo tu felicidad, 
no me condenes con tu rigor, 
no perturbes mi ventura ni atormentes mi corazón 
con tu razón estrecha y obvia, 
no exijas 
mi servidumbre abnegada 
porque yo solo me debo 
a mi desnudo sentir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario