martes, 31 de marzo de 2015

Jardín conmovedor. 43

Sabes bien
que me falta paciencia,
fui el agricultor más amargado
porque los campos son inmensos
y el trabajo sobre ellos
es lento y fatigoso,
quise que me dieras el sí
el primer día que te conocí
y, una vez, casi te eché de mi vida
solo porque me cansé de esperarte,
me falta paciencia, me agobio,
la templanza no es lo mío,
creo extinguido mi orgullo
si sufre lo más mínimo
y me siento un ser inmundo
si me hacen un leve reproche,
tú, en cambio, eres pura quietud,
indulgencia y temperancia,
tú eres la dulzura y calma
que le hace falta a mi aliento,
la paz, el sosiego, el placer,
la luz, la vida, el alivio
que necesitan mis entrañas,
tú apaciguas mis ardores
y despejas mis afanes,
eres el Paraíso
de mi atribulado corazón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario