lunes, 30 de marzo de 2015

Grietas para un muro. 5

El corazón no puede cargar 
con el peso de la deshonestidad, 
la más pequeña dosis de ella 
nos convierte en bestias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario