domingo, 29 de marzo de 2015

Grietas para un muro. 2

Desprecia el mezquino a los hombres 
porque no son como Dios, 
pretexto para entregar 
su alma al prejuicio pueril, 
desprecia el mezquino a los hombres 
porque no les puede sacar 
un beneficio infinito 
cuando, sin escrúpulos, los explota, 
desprecia el mezquino a los hombres 
porque le ciega la vanagloria 
y, desleal a sí mismo, 
no cree indigna la traición, 
por eso, cuando quiere a una mujer, 
la desprecia 
ignorando que nada podría ser 
tan propiamente como ella 
su dios, su riqueza y su orgullo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario