sábado, 28 de febrero de 2015

Refugio de sensatez. CCXXVII

Deja el estío 
las tierras vacías y arrasadas 
así como a los hombres 
el rigor de la muerte, 
cosechan los campos 
con favorable opulencia 
pero mis frutos solo son 
soledad y silencio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario