sábado, 28 de febrero de 2015

Refugio de sensatez. CCXXVI

Quiere este mundo de lodo y piedra
dejarme amargo despertar
este sábado de esplendor distante,
mi pecho está tibio,
el camino, desierto
y, bajo un cielo claro y deslumbrante
de primavera precoz,
el insidioso desencanto se afana
por invadir la vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario