jueves, 26 de febrero de 2015

Refugio de sensatez. CCXXI

Atados a la opinión, 
sumisos a las formas convenidas, 
temerosos del disenso 
como ovejas amenazadas, 
obedientes a la autoridad y persuadidos 
de la verdad absoluta de cuanto aprenden, 
los hombres corrientes entierran 
en rutina y apariencia 
el secreto de la vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario