miércoles, 31 de diciembre de 2014

Refugio de sensatez. XXI

Reina el mal, 
la desilusión, el tedio, 
no es una vida para los hombres 
sino para la servidumbre, 
el camino es amargo y frío, 
vacío, lleno de añoranza, 
el mundo me estafa, 
sus promesas no llegan, 
el tiempo va pasando 
baldío y en penumbra, 
no es una vida para la esperanza 
sino para el escarnio y el dolor, 
nací para la desolación, 
no quiero la anestesia 
que aletarga a la multitud, 
quiero sentir mi sombría pena 
mientras no reciba mis sueños. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario