miércoles, 31 de diciembre de 2014

Refugio de sensatez. XX

Porque me siento muy lejos 
de mis semejantes, 
porque mi pecho arde 
no más que por unos cuantos, 
porque sé que no soy nada, 
siquiera polvo expuesto al viento, 
porque el vacío es más fuerte, 
porque el frío es lo que vence 
y la noche y el tedio eterno, 
porque ahora quisiera 
haber nacido a otro mundo 
donde nada se perdiera 
ni siquiera la flor 
para volverse semilla, 
estoy amargado y triste 
como el hombre más tonto, 
como el loco más absurdo, 
sin razones de verdad, 
de las que mueven los días, 
de las que pueden remediarse, 
estoy amargado y triste 
como si estuviera viendo al mar
traerme sus olas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario