lunes, 29 de diciembre de 2014

Fruta madura. CIV

Prefieren las gentes dedicar su tiempo 
a ver correr una pelota 
o a escuchar arengas políticas 
que a expresar sus sentimientos, 
dicen que son tonterías, 
que lo que importa es el fútbol 
o las sesiones del Congreso, 
quieren demostrar que son maduros 
porque aún siguen en la infancia, 
son una tropa de mocosos 
con muy poca seriedad 
que se sienten menos adultos 
cuando expresan ternura, 
quieren hacer creer 
que son ya muy inteligentes 
y que ya no les hace falta 
derrumbarse en un abrazo 
o implorar una caricia, 
a ti y a mí 
no nos da vergüenza el amor, 
no tenemos el alma 
estancada en la adolescencia, 
a la inteligencia, no le damos 
más importancia de la que tiene, 
no nos pasamos la vida 
afectando que somos mayores, 
que les den morcilla a los políticos 
con todas sus grandes palabras 
de pillastres acomplejados 
y los deportistas que se hinchen 
de agujetas y esguinces 
que tú y yo vamos 
a disfrutar de la vida 
como merecen nuestros corazones 
y, si a alguien le parece 
que, por eso, somos tontos, 
no nos importe nada 
porque, en rigor, son ellos 
los borricos y mostrencos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario