lunes, 30 de junio de 2014

Las musas corrosivas. XLIII

Hay muchos ojos que lloran 
cuando pierde un equipo de fútbol, 
muchas almas que sufren 
el dolor de la humillación 
porque faltaron goles 
para rescatar su dignidad, 
no es bueno 
que los humanos peleen 
por sus nobles orgullos, 
todos merecemos la gloria 
si nuestro corazón vive, 
pero no es este un mundo 
para la felicidad de los hombres 
sino para su castigo 
y su esclavitud. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario