lunes, 30 de junio de 2014

La claridad que me inunda. CCXXVIII

No eres prisionera de las formas 
consensuadas y reverenciadas, 
no te sojuzga la cobardía 
de quien nunca está solo, 
solo atiendes al apremio 
de tu corazón limpio, 
por eso amarte es tan bello, 
por eso tu roce es tan dulce, 
de ti recibo la esencia 
que me fundamenta, 
eres solo brisa, 
solo rayos de luz, 
solo perfume, 
solo amor y libertad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario