domingo, 29 de junio de 2014

La claridad que me inunda. CCXXIV

Tus relieves y accidentes
son infinitos
pero, en todos, habita la brisa
y la hierba y las nubes
y el amanecer y las flores
y el mar y las estrellas
porque estás libre de agonía
y tu roce acaricia
y no produce dolor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario