sábado, 28 de junio de 2014

La claridad que me inunda. CCXXIII

Nunca me pides 
que haga nada por ti, 
ni expresas con palabras 
toda la hondura de tu afecto 
porque tu corazón sencillo 
no sabe darse importancia 
pero yo, cada día que pasa, 
te manifiesto un amor más entregado 
y una devoción más profunda 
pues sé, niña, que cuanto más callas 
más necesitas mi ternura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario