sábado, 28 de junio de 2014

Amanecer de la inocencia. CLVIII

Una conciencia que sufre 
no empuja a la voluntad, 
un hombre que se cree manchado 
deja morir el bien 
tras la muralla de su pecho. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario