jueves, 26 de junio de 2014

Amanecer de la inocencia. CLVII

La soledad 
de mi afanoso sendero 
no es la del ser impuro 
ni es injusta y dolorosa, 
es la soledad del bien 
que solo sirve 
a la libertad y la verdad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario