lunes, 24 de febrero de 2014

Luces de conciencia y vida. CXLVIII

No hay mucha vida,
ni muchos gozos,
en un alma esclava
entregada a los ritos
de la humillación,
hiriendo lo que ama
y castigando su propia ternura
con el rigor de su máscara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario