lunes, 30 de diciembre de 2013

Entre almas de hierro. XXI

El amor era el triunfo del fuerte,
arrogancia y ostentación,
el amor no era para las almas libres,
ni para los hombres con corazón,
solo podían amar
los pechos crueles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario