sábado, 28 de diciembre de 2013

Entre almas de hierro. XVII

La razón sofocaba toda esperanza,
los pechos, tibios y mezquinos, 
se obcecaban en la crueldad;
no había caminos para el alma,
ni siquiera se la dejaba existir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario