sábado, 28 de diciembre de 2013

Entre almas de hierro. XVI

Todo estaba permitido,
menos la felicidad;
nada se prohibía,
todo se podía hacer,
menos lo que pedía el corazón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario