sábado, 28 de diciembre de 2013

Entre almas de hierro. XIV

Demostrar fragilidad te hacía
abominable para los demás
pero lograr la excelencia
no daba derecho a casi nada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario