domingo, 29 de diciembre de 2013

Cimas del Paraíso. LXXII

Mi corazón desborda de placer
sabiéndote tan traviesa,
tan llena de juegos,
tan inocentemente perversa,
tan despejada, tan alegre,
tan orgullosa, tan libre,
tan bonita, tan graciosa;
mi corazón desborda de gozo
porque eres grata a mi espíritu
y colmas sus ambiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario